lunes, 16 de febrero de 2009

Mi Piace "El Cerelac"



Por qué me gustas este nectar de dioses, como no gustarme seria la pregunta adecuada, tiene todas las vitaminas necesarias para el diario vivir y sabe tan delicioso, que sabes que en ese momento estas engordando, esto y manteca pura deben ser las dos cosas con las que uno conoce lo que es engordar de veras (no es que haya probado manteca pura pero bueno) y si eso es lo único malo que te hace ganar peso, será por eso que los preparados de los que hacen pesas tienen un sabor parecido. Por obvias razones mi amor al cerelac proviene de mi niñez, y no es que me lo prohibieran, no nigun trauma de ese tipo, solo adoraba hacérmelo con leche y un poco de azúcar (no como dice la caja.. agua puajjj) y bien pesadito amasado, para que pueda regalarme grumos secos que estallen llenando y resecando mi boca, también debo decir que muchas veces en mi juventud mi madre pese a mis reclamos equivocaba la compra por el fatídico Nestum que para nada, léanme bien para nada se merece la confusión, de Nestle todo bien pero que asquerosidad. No sería propio de mi no mencionar al gran amigo Jonathan DeSouza un amante de los batidos cerelaqueros (licuaditos y mas ralones) que son pasables pero no superan a la masa en su estado verdadero. Tambien recuerdo del delicioso honorado la caja antigua con una familia de esas medio estilizadas, solo pude conseguir imagen de lata parecida lo suficiente para derramar una lagrima.



2 comentarios:

Rax dijo...

Hey!!!! Ya siempre fui fan del cerelac, justo como dices: con leche en vez de agua (y con rodajas de plátano, yummy). Justo llegué por acá buscando una imagen de la lata antigua de cerelac para ilustrar una nota sobre el asunto: haré una copia de tu imagen que está soberbia!!!
Gracias!

Señor X dijo...

Siiiiiiiiiii !!!!!!!!!!!!!!!! el cerelac es la Leeeeeeeeeeey